ABORTO ESPONTÁNEO: Causas y síntomas

El aborto espontáneo y las principales causa y síntomas. Todo lo que necesitas saber sobre el aborto natural, analizado de forma objetiva y médica, respondiendo a las preguntas más frecuentes sobre la interrupción natural del embarazo.

Aborto espontáneo natural  

Causas de un aborto natural o aborto espontáneo

Las causas de abortar de forma natural o espontánea son diversas y más comunes de lo que podemos imaginar. Se estima que aproximadamente la mitad de las personas que se quedan embarazadas sufre un aborto natural. Además, puede producirse en cualquier semana, pero es más frecuente cuanto menor es el tiempo de gestación.

Por lo tanto, cuanto más tiempo pasa desde que una mujer queda embarazada, mayores son las posibilidades de tener un embarazo normal y evitar el aborto natural.

A pesar de lo común que es el aborto espontáneo, puede suponer un trauma para una mujer que espera tener un bebé, más si lleva tiempo buscándolo o su edad es avanzada y ha sufrido alguno más durante su vida.

A continuación, responderemos a las preguntas frecuentes alrededor del aborto natural o espontáneo e intentaremos despejar todas las dudas alrededor, desmontar mitos y aclarar la información que creemos más importante para que, si sufres un aborto natural, puedas entender el por qué y puedas evitar problemas asociados a la desinformación.

 

 

¿Qué es un aborto natural?

Un aborto natural o aborto espontáneo es aquel aborto que no se produce por causas provocadas intencionadamente. Es decir, se diferencian de los abortos inducidos (farmacológicos o quirúrgicos) y sólo se aplica este término (natural o espontáneo) cuando se produce la pérdida del feto antes de la semana 20 o 24 del embarazo denominándose, a partir de ese momento, parto prematuro.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) añade el peso de 500 gm como peso mínimo para considerarse un aborto natural.

 

 

¿Qué causa un aborto espontáneo?

Si has sufrido un aborto natural te preguntarás por qué sucede y te gustaría saber si tiene que ver con algo que hayas hecho mal o si sólo tiene que ver con motivos naturales que se escapan a tu dominio o conocimiento.

Saber las causas del por qué has sufrido un aborto natural puede ser complicado. Para empezar, puedes estar más tranquila de lo que suponías porque normalmente poco tiene que ver con la persona embarazada.

Existen multitud de teorías inventadas y falsas creencias que ponen el foco en culpabilizar a la mujer, como creer que el tener sexo, hacer ejercicio, trabajar o tomar medicamentos, provocan el aborto y NO, es falso. Ninguna de estas actividades mencionadas causa abortos espontáneos. Podríamos llegar más lejos afirmando que ni siquiera una caída leve o lesiones menores pueden provocar un aborto.

Sin embargo, sí pueden ocasionar un aborto las siguientes circunstancias:

  • Enfermedades como la diabetes (grave) puede aumentar el riesgo de sufrir aborto espontáneo;
  • Una infección seria o una lesión importante (caída o golpe fuerte) puede provocar un aborto;
  • Un óvulo fecundado con un número anormal de cromosomas puede ocasionar un aborto natural;
  • Una anomalía en el cuello del útero puede ocasionar algunos abortos espontáneos tardíos;
  • Si has sufrido más de 2 abortos espontáneos durante tu vida, es posible que sufras alguno más;
  • La edad de la madre aumenta el riesgo de padecer un aborto espontáneo (a partir de los 35 años aumenta);
  • Problemas de hipertensión, tiroides o enfermedades autoinmunes también pueden provocar un aborto espontáneo;
  • Un estilo de vida poco saludable como, por ejemplo, que la embarazada fume, beba o consuma drogas, esté muy obesa o consuma mucha cafeína, aumentan el riesgo de aborto, sin entrar en los problemas que puede causarle al feto.

Los abortos involuntarios suceden normalmente durante el primer trimestre, entre la semana 4 y 12 de embarazo. También pueden ocurrir más tarde (durante el segundo trimestre), aunque son menos frecuentes.

Todavía estamos lejos de conocer las causas reales que expliquen por qué aproximadamente el 30% de los embarazos acabe en abortos naturales. Gran parte de la respuesta está en los factores genéticos y en la increíble fragilidad y complejidad que hay detrás de la gestación.

 

¿Cuántos tipos de abortos naturales existen?

Hay diferentes tipos de abortos espontáneos y se pueden diferenciar según diferentes criterios.

Uno de ellos es según el número de semanas de gestación, diferenciándose:

  • Aborto espontáneo temprano (cuando el feto tiene menos de 12 semanas);
  • Aborto espontáneo tardío (cuando tiene más de 12 semanas, pero menos de 24 de gestación).

El aborto espontáneo también se puede diferenciar en función de la manera en que se elimina el embarazo, diferenciándose:

  • Aborto retenido (cuando no se elimina nada ni muestra síntomas);
  • Aborto incompleto (cuando no se elimina la totalidad de la gestación, pero el feto queda retenido por un tiempo prolongado en el cuerpo de la madre);
  • Aborto completo (cuando se elimina toda la gestación);
  • Aborto séptico (cuando se induce el aborto y se produce una infección intrauterina, habitual cuando se practica por personas no tituladas, falta de esterilidad en los materiales empleados o en lugares ilegales).

 

También pueden diferenciarse abortos espontáneos según el diagnóstico de la paciente cuando acude al médico:

  • Aborto espontáneo diferido (cuando tras una ecografía se diagnostica la ausencia de latido cardíaco del embrión);
  • Aborto espontáneo en curso (cuando existe dolor, sangrado y la paciente ha expulsado ya restos del embarazo);
  • Aborto espontáneo inminente (cuando existe dilatación y dolor abdominal pero no se ha producido la expulsión del embrión).

 

Sea el tipo de aborto natural que estés sufriendo, nuestra recomendación es acudir lo antes posible a su médico ginecológico para confirmar o descartar cualquier problema asociado a su caso.

 

 

¿Cuáles son los síntomas de una amenaza de aborto?

Los síntomas más comunes de estar sufriendo un aborto espontáneo son los cólicos y el sangrado. Veamos cuáles son los signos más comunes de estar sufriendo un aborto natural:

  • Sangrado vaginal (metrorragia), más abundante que el sangrado de implantación (habitual durante la primera y segunda semana de gestación);
  • Coágulos que acompañan al sangrado vaginal;
  • Dolores abdominales más fuertes que los habituales de la regla;
  • Cólicos

Existen problemas asociados a estos síntomas que no tienen por qué significar que estés sufriendo un aborto natural. No obstante, acude a tu médico de inmediato si crees que puedes estar sufriendo un aborto espontáneo y además se acompañan de los síntomas anteriormente descritos.

 

 

¿Cuáles son los síntomas de un aborto retenido?

Si sufres un aborto retenido significa que el feto ha muerto y permanece dentro del cuerpo de la madre sin que el organismo sea capaz de expulsarlo, reteniéndolo junto con la placenta y el resto de tejido propio de la gestación.

En algunos casos esta retención puede durar días, incluso varias semanas. Esto sucede porque el organismo no ha detectado que el feto está muerto y la placenta sigue funcionando con normalidad.

Como la mujer no expulsa nada, puede no saber que el feto ha muerto y los síntomas asociados al aborto no se producen ni se ven.

La única manera de saberlo es, pues, haciendo una revisión rutinaria. Las ecografías que se tienen que hacer sistemáticamente para conocer la salud del feto sirven para detectar este tipo de anomalías. En ellas se comprueba el latido del corazón del feto y, en el caso de sufrir un aborto retenido se podrá constatar que, efectivamente, ya no late o nunca latió.

Una vez descubierto, hay que preparar al organismo para que lo expulse cuanto antes porque puede ser muy doloroso para una mujer ser consciente que alberga un feto sin vida en su interior, pudiendo asociarse otro tipo de problemas como infecciones, alteraciones de la coagulación o hemorragias.

En función del número de semanas de gestación, se procederá a elegir el método para extraer el feto.

 

 

¿Cuáles son los síntomas de un aborto incompleto?

 

Si estás sufriendo un aborto incompleto significa que tu cuerpo ha expulsado sólo parte del tejido embrionario y demás productos del embarazo, pero aún quedan restos dentro de tu útero.

Los síntomas más comunes de un aborto incompleto son los siguientes:

  • Hemorragia prolongada o más sangrado del habitual;
  • Dolor en tu vientre (que no se mitiga con el paso de los días ni con analgésicos);
  • Fiebre constante y dolor intenso durante días, incluso semanas;
  • Dolores cuando empujas la barriga o haces algún esfuerzo.

Si sufres alguno de estos problemas es posible que estés sufriendo un aborto incompleto y recomendamos que acudas a tu médico para completar el aborto. El tejido y la sangre que aún permanecen en tu cuerpo pueden estar causando tanto la hemorragia, como los dolores o una infección. La manera más habitual de realizar un aborto cuando es incompleto es mediante el aspirado al vacío, raspaje y legrado.

 


¿Te gustó el artículo? Compártelo!

Otros artículos

¿Sabes más sobre ABORTO ESPONTÁNEO: Causas y síntomas? ¿Tienes alguna pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *