Consecuencias y Riesgos de un ABORTO

Te describimos las consecuencias y riesgos principales que conlleva abortar. Efectos físicos como psicológicos que sufre la mujer cuando tiene un aborto, analizados junto con las preguntas frecuentes que debes saber si estás valorando interrumpir el embarazo.

¿Qué consecuencias y qué riesgos tiene abortar?

Los riesgos asociados a un aborto son poco comunes porque es un procedimiento seguro, sencillo y, si se realizan bajo la mano de experimentados profesionales en quirófanos que cumplen con estrictas normas de seguridad, no tienen por qué presentar problemas.

Sin embargo, como en cualquier intervención médica, abortar puede tener consecuencias no deseadas que se centran en la dudosa profesionalidad de los especialistas, en sangrados, infecciones, restos de tejido en el útero, alergias o por el uso de la anestesia.

Asegúrate de realizar el aborto en un centro de confianza que cumpla con todas las normas de seguridad, que los profesionales que te van a intervenir estén titulados y tengan experiencia y que el material empleado sea de calidad y de un solo uso.

 

 

¿Qué riesgos y qué consecuencias tiene un aborto farmacológico?

Los riesgos asociados a un aborto con pastillas son muy poco comunes. Menos del 1% de las mujeres que lo han realizado han sufrido consecuencias con alguna complicación.

Sin embargo, los riesgos más comunes de este pequeño porcentaje se centran en hemorragias o sangrados (que pueden ser importantes) o en infecciones.

Las consecuencias que tiene sufrir una hemorragia o un sangrado importante, que te suba la fiebre o creer tener una infección, pueden ser serias. Acude rápidamente a tu médico porque estos síntomas se pueden tratar fácilmente en un hospital si recibes la atención médica con el tiempo suficiente para minimizar los riesgos.

 

 

¿Qué consecuencias y riesgos tiene un aborto quirúrgico?

Los riesgos asociados a un aborto por cirugía son poco comunes si los realizas en hospitales, clínicas y centros acreditados, con profesionales titulados y con experiencia y material de calidad y de un solo uso, minimizando las consecuencias negativas de practicar un aborto casi a cero.

Sin embargo, como en toda intervención quirúrgica, pueden existir riesgos, consecuencias no deseadas y complicaciones importantes que podemos resumir en:

  • El aborto no ha funcionado y el embarazo no se ha interrumpido.
  • Han quedado restos de tejido del embarazo dentro de tu útero.
  • Tienes coágulos de sangre en el útero.
  • Estás sangrando abundantemente por la vagina durante más de 2 horas.
  • Tienes un dolor o un malestar intenso en tu abdomen que no se mitiga con medicamentos (analgésicos).
  • Tienes una fiebre de 38° o más.
  • Sufres de una infección.
  • Sufres una lesión en tu cuello uterino o en algún otro órgano tras la intervención.
  • Sufres de una reacción alérgica a los medicamentos.
  • Sufres una reacción tras la anestesia.
  • Tienes un flujo vaginal con mal olor.

 

Si presentas alguno de estos síntomas, es importante que acudas a tu médico lo antes posible porque significa que el aborto no ha funcionado como se esperaba, pudiendo sufrir consecuencias sobre tu organismo que pueden acabar complicándose.

 

 

¿Qué consecuencias y efectos secundarios tiene abortar?

Abortar no tiene por qué tener efectos secundarios a largo plazo, a menos que se haya sufrido alguna complicación grave o poco frecuente durante el aborto.

Realizar un aborto NO supone poner en riesgo NINGUNO de los siguientes problemas (comunes y que forman parte de mitos y leyendas urbanas de abortar):

  • No aumenta el riesgo para futuros embarazos;
  • No aumenta el riesgo de padecer cáncer;
  • No sufrirás defectos congénitos (ni tú ni tu futuro bebé);
  • No tendrás más probabilidades de tener futuros nacimientos prematuros;
  • No sufrirás embarazos ectópicos (embarazos tubáricos);
  • No tienes más riesgos de sufrir futuros abortos espontáneos (naturales);
  • No tendrán tus hijos más probabilidades de sufrir muerte infantil;
  • No tienes más probabilidades de sufrir estrés o depresión tras el aborto;
  • No tienes más probabilidades de sufrir problemas emocionales graves a largo plazo.

 

Si has decidido abortar, tranquila, es posible que sientas más alivio cuando lo hagas que problemas de salud. No obstante, si eres propensa a sufrir vaivenes emocionales importantes, un aborto no es cualquier cosa y puedes sentirte emocionalmente ‘tocada’ y nuestra recomendación es que te informes bien de los efectos secundarios, conozcas bien qué pasos tienes que seguir para llevarlo bien y acudir a tu médico si tienes dudas o cualquier preocupación, antes o después de abortar.


¿Te gustó el artículo? Compártelo!

Otros artículos

¿Sabes más sobre Consecuencias y Riesgos de un ABORTO? ¿Tienes alguna pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *